dilluns, 16 de maig de 2011



Hellín, la ciudad con más Semana Santa de España


Diez mil tamborileros entonando una misma melodía, días en los que el tambor no descansa en la calle. Para un hellinero el sonido del tambor es quien impulsa la sangre que recorre por sus venas. Hombres, mujeres, niños y jóvenes en un único latido. Cae la noche pero el tambor no duerme, las calles siguen llenas de vida donde todos se entregan a la fiesta del tambor.

Hellín, que se encuentra en la provincia de Albacete, reúne durante la Semana Santa la tamborada más multitudinaria de toda España con más de diez mil tamborileros que salen a les calles de la ciudad para hacer sonar su tambor. Se trata de una de las celebraciones más famosas y conocida de nuestra tierra, donde los visitantes se quedan totalmente impresionados de los miles tambolireros que recorren la ciudad. El municipio tiene una población de 31.109 habitantes y fue declarada de Interés Turístico Internacional y Bien de Interés Cultural el 21 de marzo de 2007.


Los orígenes de la tamborada de Hellín


Cuenta la tradición que el ejercito moro había acampado en la vega de Hellín y, ya era típico que los Jueves Santo por la noche los habitantes de la villa hicieran un gran ruido con cacerolas y otros instrumentos sonoros para imitar los truenos de la naturaleza por la muerte de Jesucristo. El ejercito moro creyendo que algarabía de la ciudad era por la llegada del ejercito cristiano, abandonaron el lugar rápidamente. Los hellineros, a partir de esta época, fueron cambiando las cacerolas por rudos tambores los cuales han ido evolucionando hasta nuestras fechas, siendo algunos verdaderas obras de arte con un valor incalculable.


El día a día de la Semana Santa en Hellín


La noche del Viernes de Dolores al sábado miles del tambolireros suben la calvario a tocar el tambor para hacer su primera tombarada de la Semana Santa. Este año

no tubo la deslumbrez de otros años a causa de la lluvia caída a lo largo de la noche, motivo por el cual se impacientaron mucho más por la llegada del Miércoles Santo.


En la tarde de Miércoles Santo se pudo contemplar la primera tamborada de la Semana Santa de 2011 que comenzó a las tres de la tarde. Todos salen a la calle con la túnica y el pañuelo rojo, con el tambor y agrupados o no en peñas, para recorrer las calles de la ciudad hasta que se recoge la Procesión. Recogida la procesión, los tambolireros van a descasar a sus peñas. Hellín reúne un total de 500 peñas donde cada grupo de amigos o familiares tiene su "peña" o local para reponer fuerzas, dormir, curarse las manos, a causa de las heridas provocadas por los palos del tambor al tocar, rellenar la bota de vino o comer la comida tipica hellinera que son: el “mojete” de Semana Santa, las “cascaburras”, el ajo de matazón, arroz con conejo y caracoles, tortas de jamón, empanadillas y aceitunas negras cocidas.


Jueves Santo por la noche es la gran tamborada donde pasan toda la noche recorriendo las calles de la ciudad hasta el amanecer que suben al Calvario para apreciar la subida de los pasos de la Procesión del Calvario. Una vez llegada la procesión las imágenes son depositadas ordenadamente en una explanada para ser mostrados ante los asistentes del calvario. Ya que después miles de tambores bajan delante de la procesión por las estrechas y antiguas calles de la ciudad, haciendo que la procesión sea más lenta de lo habitual llegando a recogerse este año a las cuatro de la tarde.

A lo largo de toda la tarde del viernes los hellineros se encuentran descansado para ver con gran solemnidad y en completo recogimiento la solemne Procesión del Silencio, donde se pudo contemplar la imagen Cristo Yacente de Mariano Benlliure. Se pueden apreciar también, la gran cantidad de penitentes que acompañan a la imagen de la Soledad la cual tiene un sonido muy característico al chocar entre ellas los apliques de la virgen. Otra característica muy peculiar de la Procesión del Silencio es que en la calle de Eras y en el Rabal se pueden oír saetas (copla que se canta por motivo religioso a las vírgenes, normalmente les cantan desde los balcones).


En la noche de Sábado de Gloria se celebra la última tamborada que dura hasta que se recoge la Procesión del Encuentro. Este año debido a la amenaza de lluvia se realizó en la puerta de la Iglesia de la Asuncion donde tuvieron que sacar los pasos delante de la Iglesia para que fueran contemplados por todos los hellineros que asistieron al encuentro. Lo que más llama la atención es que momentos antes del Encuentro todos los tambores enmudecen para que una vez el mayordomo de la Dolorosa retira el puñal de la Virgen, suene el himno nacional y, una vez finalizado el himno, los tambores inician su fuerte estruendo. Al cambiar el lugar del Encuentro no se pudo hacer la típica despedida al Tambor. Consiste en la suelta de decenas de palomas que salen del interior de un tambor gigantesco, con el sonido de fondo de miles de tamborileros, que de esta forma ponen punto y final a las tamboradas de Semana Santa.


¿Qué hay que hacer para vivir intensamente unas jornadas como estas?


Los hellineros recomiendan comer, beber y no dejar de tocar el tambor. Durante toda la Semana Santa los bares no descansan, se van turnando para cumplir con las más de 24 horas seguidas que tienen lugar de la noche del jueves a la del viernes, y de la noche del sábado a la del domingo. En estos bares se realiza el “Pique” donde un tambolirero redobla intensamente con gran maestría y otro intenta superarlo con otro redoble diferente. También se destaca el sonido de los tambores que se traduce como un “ra-ca-ta-pla”, el más normal y típico que identifica a los hellineros. El “ra-ca-ta-pla” se adquiere con el tiempo a base experiencia, tocando todos los años y sobretodo, hay que llevarlo en la sangre. Cada uno tiene su toque pero luego todos hacen la misma música. Ahora se aprende en las escuelas de tambolireros desde pequeños para que puedan lucirse a la llegada de la Semana Santa.


Noticias relacionadas con la tamborada de Hellín


En 2008, la Tamborada hellinera intentó que la Asociación Internacional Guinness World la reconociera como la más grande del mundo. El objetivo era conseguirlo el Miércoles Santo de aquel 2008, pero la Asociación responsable de los Records Guinness entendió que no era posible determinar la cifra exacta de los tamborileros participantes, ya que era difícil contar el numero de asistentes a través de fotografías aereas. La Asociación de Peñas calculó que aquel año, el numero de tamborileros pasó de los 18.000.046 tambores para romper un récord impuesto por los chinos de 10.045 tambores que sonaron al a la vez durante un breve periodo de tiempo.


Una película documental mostrará el origen de la tamborada de Hellín. La cinta abordará el origen de la tamborada, una de expresiones más arraigadas de la Semana Santa en España, y que es la singularidad de la de Hellín. El rodaje tendrá dos fases, la primera se grabada durante esta Semana Santa, y la segunda y más complicada se llevará a cabo durante el mes de mayo.


___________________________




ENLACE REPORTAJE FOTOGRÁFICO: